12/10/12

Futuro


 
Queda atrás un verano aderezado con sentimientos de aliento que retornan de esas batallas
que algún día dimos por perdidas. Y el otoño nos da la bienvenida con lluvia de reflexiones
sobre un pasado roto y un futuro por trazar.

Robo estos versos que siento míos. Recuerdos que no abrazarán el invierno.


Mi futuro está hecho de viejos calendarios,
nostalgia –viejo tango- de un tiempo que se fue.
Esos cuerpos amados, antiguas cicatrices,
la voz a ti debida, el deseo de ti.

 
No quedan en mis manos la brisa de tormentas
que fueron cuando era la vida larga y bella,
y siempre había caminos descubriendo tu pecho,
y teníamos la vida por delante y vencida.

 
El mañana es un pájaro con las alas cortadas.
Y espero, como el hombre que lo ha perdido todo,
en viejas estaciones, en los bares cerrados,
sentado y sin moverme al lado del recuerdo.


Nada espero. Y ya nada exijo de la vida.
En mis dedos de agua te siento respirar.
Es como el viejo sueño de las noches perdidas.
Tus caricias son versos que ha borrado el reloj.

 
Mas sin embargo quiero en la noche del frío,
enviarte el minuto en que morí contigo,
ese instante glorioso en que fuimos eternos
Y te invoco sabiendo que tu voz no me nombra.
 
 
Rodolfo Serrano