10/12/12

Dime


Dime que no es cierto este recuerdo agrio
de saberte perdido entre mi pecho.

Que sólo es metralla de un pasado mal curado
y de este ardiente frío que envuelve de odio
aquella noche de diciembre.

Dime que no es tu sombra la que mendiga esa magia
de soñar con su boca ahogada en mi cuerpo.

Que cuando la noche y estos versos
ya no hablan sólo de ti, será porque lo mismo
estoy invitando al olvido a la mayor de las resacas.

Dime que sí es cierto este instante preciso
de sentirte imposible y a la vez tan certero.

Que no sólo eres milagro de este trago de vida,
que ya era hora de pensar tu nombre
sin sabor a despedida.
.
                                                                                                                                          Vida