30/6/13

Mi aire


Que mi aire te debe la vida
no es ninguna confidencia.
Pues sabes, amor mío,
que tus manos son el reclamo
en esta revolución.

Sabes bien que mi alma suspira
encontrarse con tus ganas,
pero acércate despacio, lento,
que no quiero sentir más allá
de lo permitido
                                no quiero
  perderte antes de encontrarte.
 
  No es fácil respirar entre derrotas
  y bailar al son de este delirio
  que es tu nombre con apellidos,
  no quieras ser mi Ítaca entre pecados,
  no sé, no traigo paz ni tiempo que malgastar
  sólo soy un rostro cansado que espera
  abandonarse a tu risa.
 
Que mi aire te deba la vida
no es más que un deseo.
Pues sabes, amor mío,
que la entrada nunca es fácil
como tampoco lo es ningún final. 

                                                                                                                                                                                                                Vida


3 comentarios:

Antonio dijo...

El aire da la vida en sentido real y matafórico. Bonito poema.
Saludos

Verónica dijo...

Genial post...

besos

pd. te dejo tu taza de cafe donde siempre...

violeta dijo...

Poema que hay que leer varias veces ....cuánto miedo?, respeto?, vértigo?...hay entre sus líneas,. cuánta ternura y esperanza velada!
Precioso poema que no pasa desapercibido.
Un beso