20/10/13

Diecinueve de octubre de dos mil trece


Explícame que puedo hacer para olvidarte,
para no retroceder en el tiempo cada vez que apareces,
maldito destino testigo de tus ojos
mirándome sin tregua,
inequívoco momento
tú con ella, yo sin ti.

Explícame que hago para no pensarte,
para no buscarte en otras manos
que no alcanzan ni siquiera un suspiro en tu regazo,
no hay boca que sacie todo lo que tú me diste
ni todo lo que me robaste.

Nunca nadie llenará tu espacio
ni me devolverá la vida.

Vida

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Más que bueno.

violeta dijo...

bufff...me dejas sin palabras. Otro poema que no me deja indiferente. Duele. Escuece. Lástima..y solo puedo desear darte un tremendo abrazo.
Impresionante!!

El aspirante a crapula dijo...

Ya tiene el abrazo, ahora reciba un beso de vida.